Fin de la Primera Parte

Ante el anuncio de que Marruecos y Estados Unidos realizarán maniobras militares conjuntas enfrente de las islas Canarias, Barba Azul ha decidido tomarse unos meses de reflexión en su patria natal, Hungría, y pone a la venta el Castillo de sus amores.

Digamos que llevo mucho tiempo en España y echo de menos la belleza de las mujeres de mi tierra. Además, estoy harto de los conflictos políticos de este país de péndulos en los extremos. No quiero dar más explicaciones. Tal vez vuelva otro día, dentro de un tiempo prudencial, porque aún me quedan unas cuantas puertas por abrir, y no he completado la trágica historia que el destino me ha reservado.

Me pregunto qué pensarán de mí todos los amigos que he hecho durante estos meses. Ha sido muy bonito compartir con ellos mis primeras reflexiones en el mundo internauta. No os preocupéis: seguro que nos volveremos a ver.

No me siento orgulloso de mi decisión, pero ya es hora de tomarse un respiro. Además, he perdido buena parte de la confianza que tenía en mí mismo.

Así que de momento me voy a la playita a ponerme moreno y a terminar unos asuntos que tengo pendientes. Muchas gracias por su atención, y hasta la próxima, si es que algún día se produce.

Permitidme terminar con unos versos de Claudio Rodríguez: “Adiós, y buena suerte. Buena suerte.”