Comentarios de texto

Locke

Puntuación: 1 de 5.

No es la diversidad de opiniones (lo que no puede evitarse), sino la negativa a tolerar a aquellos que son de opinión diferente (que podría ser permitida) lo que ha producido todos los conflictos y guerras que ha habido en el Cristianismo a causa de la religión.] (1) [La cabeza y los jefes de la Iglesia, movidos por la avaricia y el deseo insaciable de dominar a todos, utilizando la ambición sin límites de las autoridades políticas y la crédula superstición de multitudes atolondradas, han levantado,] (2…) [en contra de lo que dice el Evangelio y la caridad] (3), [a las autoridades y a las masas en contra de los que tienen ideas diferentes en religión, predicando que los cismáticos y los herejes debe ser expoliados de sus posesiones y destruidos.] (…2) [Y así han mezclado y confundido dos cosas que son en sí mismas completamente diferentes, la Iglesia y el Estado.] (4)

(J. LOCKE, Carta sobre la tolerancia).

Retrato de John Locke

Contexto: Locke (s. XVII) es el ideológo de la revolución liberal inglesa de 1688. Su época corresponde a los graves conflictos religiosos que se sucedieron tras la ruptura de la unidad religiosa y el desarrollo del espíritu de sectas.

Tema: Es intolerable que el mensaje de salvación de Jesús pueda defenderse con la espada.

Ideas principales:

  1. Las guerras de religión se deben a la intolerancia y violencia injustificada de algunos fieles fanáticos.
  2. Las autoridades civiles y eclesiásticas, soliviantando a las masas analfabetas y acríticas, han conculcado los derechos fundamentales a la vida y a la propiedad de quienes tienen creencias diferentes.
  3. El Evangelio predica el pacifismo, el perdón y el amor a los enemigos.
  4. Las leyes eclesiásticas no tienen poder coercitivo, a diferencia de las del Estado.

Relaciones entre ideas:

Con el fin de establecer la estructura del texto procedo a establecer una correspondencia entre el texto y las ideas que he señalado anteriormente:

TextoIdea
“No es la diversidad (…) a causa de la religión”:1
“La cabeza (…) han levantado” y “a las autoridades (…) destruido”2
“en contra de (…) caridad”:3
Y así (…) juez no propio”:4

La estructura del texto sería: 1 – 2 (primera parte) – 3 – 2 (segunda parte) – 4

Finalmente, del análisis de los nexos presentes en el texto (explícitos y no explícitos), la relación entre ideas quedaría de la siguiente forma: Las ideas 2 y 3 son una explicación de la idea 1, mientras que la idea 4 es una conclusión de las anteriores. En símbolos:

(2 ˄ 3) → 1

(1 ˄ 2 ˄ 3)  → 4          

Explicación:

Una iglesia es una asociación libre y voluntaria de hombres que se reúnen para rendir culto a Dios en la forma que ellos consideren apropiada para la salvación de sus almas. El castigo más grave que puede imponer a uno de sus miembros es la excomunión, es decir, separarlo de la comunidad de creyentes. Pero esta excomunión, en ningún caso, puede acarrear privación de bienes civiles o derechos fundamentales presentes en el pacto social, ya que las leyes eclesiásticas no tienen ningún poder coercitivo ni sancionador, a diferencia del Estado, que posee el monopolio de la violencia y se asegura el cumplimiento de las leyes mediante la amenaza y ejecución de castigos. Sin embargo, siendo el Estado quien debiera garantizar la propiedad de las cosas ganadas justamente en la vida, con independencia de la fe o de la religión que profesen sus súbditos, se han producido guerras como la de los treinta años, donde se ha masacrado la vida y los derechos de las personas por el mero hecho de adorar a Dios de una forma distinta de la de los Jefes de Estado o de la iglesia “oficial”; con la gravedad de que se hace empuñando el Evangelio, donde no consta en absoluto que los infieles deban sufrir persecución.

Además, creer o no creer en la verdad de algo no es asunto de la voluntad; no se puede obligar a nadie (excepto externamente) a creer en una religión. En definitiva, no pertenece al gobernante castigar los pecados ni las herejías, y ningún individuo particular tiene derecho a perjudicar a otra persona en sus derechos civiles por el hecho de abrazar otra iglesia o religión.

Actualidad:

Artículo 18 de los Derechos Humanos:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza.

2. Nadie será objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar su libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección.

3. La libertad de manifestar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos, o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

4. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de
    conciencia y de religión; este derecho implica la libertad de cambiar
    de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su
    religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público
    o en privado, por medio del culto, la enseñanza, las prácticas y la
    observancia de los ritos.
  2. La libertad de manifestar su religión o sus convicciones no puede
    ser objeto de más restricciones que las que, previstas por la ley,
    constituyan medidas necesarias, en una sociedad democrática, para
    la seguridad pública, la protección del orden, de la salud o de la
    moral públicas, o la protección de los derechos o las libertades de los
    demás.

Artículo 16 de la Constitución Española:

  1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
  2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.