Comentarios de texto

Marx

Puntuación: 3 de 5.

¿En qué consiste, entonces, la enajenación del trabajo? Primeramente en que el trabajo es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser; en que en su trabajo, el trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu.] (1) [Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera del trabajo, y en el trabajo fuera de sí. Está en lo suyo cuando no trabaja y cuando trabaja no está en lo suyo. Su trabajo no es, así, voluntario, sino forzado, trabajo forzado. Por eso no es la satisfacción de una necesidad, sino solamente un medio para satisfacer las necesidades fuera del trabajo.] (2) [Su carácter extraño se evidencia claramente en el hecho de que tan pronto como no existe una coacción física o de cualquier otro tipo se huye del trabajo como de la peste.] (3) [El trabajo externo, el trabajo en que el hombre se enajena, es un trabajo de autosacrificio, de ascetismo.] (4) [En último término, para el trabajador se muestra la exterioridad del trabajo en que éste no es suyo, sino de otro, en que no le pertenece; en que cuando está en él no se pertenece a sí mismo, sino a otro.] (5) [Así como en la religión la actividad propia de la fantasía humana, de la mente y del corazón humanos, actúa sobre el individuo independientemente de él, es decir, como una actividad extraña, divina o diabólica, así también la actividad del trabajador no es su propia actividad.] (6) [Pertenece a otro, es la pérdida de sí mismo.] (5)

(K. Marx, Manuscritos: Economía y filosofía. Trad. de F. Rubio. Alianza, Madrid, 1986, p. 108).

Retrato de Marx

Contexto: La época de Marx (siglo XIX) corresponde al capitalismo salvaje que surgió tras la Revolución Industrial, especialmente en Inglaterra, que al tiempo que producía la mayor expansión comercial y banquera de la historia, condenaba a la miseria a la clase obrera (niños y mujeres incluidos).

Tema: La alienación del trabajador en el sistema capitalista

Ideas principales:

Bajo el sistema de producción capitalista, el trabajador…

  1. No se realiza, sino que se cosifica: considera que el producto de su trabajo es algo distinto de él, “externo”.
  2. Trabaja para vivir, no vive para trabajar; considera el trabajo como un mal necesario.
  3. Cubre sus horas laborales porque no le queda otro remedio; necesita que alguien lo vigile.
  4. Se autocastiga, se flagela.
  5. Pertenece al empresario; la mercancía que produce no es suya, sino del capital.
  6. Igual que el religioso separa su esencia y la pone fuera de sí, en Dios, alienándose, el trabajador separa su esencia y la pone en la mercancía.

Relaciones entre ideas:

Este texto argumentativo comienza preguntándose por la esencia de la alienación, y la respuesta se divide en dos partes. En la primera, dada la idea nº 1, que constituye la idea principal del texto (desde “Primeramente” hasta “su espíritu”), se concluyen las ideas 2 (desde “Por eso” hasta “fuera del trabajo”), 3 (desde “Su carácter extraño” hasta “de la peste”), 4 (desde “el trabajo externo” hasta “ascetismo”) y 5 (“En último término” hasta “a otro”). La segunda parte utiliza la alienación en Feuerbach -idea 6, desde “Así como” hasta “su propia actividad”- para explicar la 1 y, por ende, todas las demás. En símbolos,

1 → (2 ˄ 3 ˄ 4 ˄ 5) 

6 → 1

Explicación:

Bajo el sistema de producción capitalista, basado en la propiedad privada de los medios de producción, el beneficio del empresario nace de la plusvalía, de la diferencia que existe entre lo que realmente produce el trabajador y lo que cobra como salario, que resulta ser lo justo para mantener activa su fuerza. La consecuencia es la alienación que el obrero siente ante el fruto de su propio trabajo: no lo considera suyo, sino del capital: la mercancía existe fuera de él, independiente, hostil, extraña. El obrero es un ser deshumanizado que se convierte él mismo en una mercancía, en una cosa, más pobre cuanto más riqueza produce, y tanto más indigno cuanto mayor valor produce. Cuando trabaja, no afirma su esencia, sino que la contradice; su trabajo no es la satisfacción de una necesidad, sino un medio para sobrevivir, algo que realiza forzada y sacrificadamente.

Feuerbach afirmaba que Dios es la proyección de todos los anhelos del hombre: cuando más perfecto es Dios, tanto más imperfecto es el hombre. Ahora no es Dios, sino el Capital, quien vive con independencia de quien lo crea, adquiriendo un poder que se enfrenta al hombre. El trabajador no es él mismo porque no encuentra su esencia en sí mismo; está enajenado –fuera de sí- porque ha entregado su esencia al Capital. Sólo la revolución hará que el proletariado adquiera conciencia de sí mismo y se haga real como resultado del trabajo cooperativo, dando lugar a un sistema económico sin explotados ni explotadores.

Actualidad:

A diferencia de otras tesis de Marx más controvertidas (la lucha de clases, determinadas leyes económicas, la sociedad comunista), la alienación del trabajado tiene una gran vigencia en la actualidad, donde, a pesar de las mejores económicas y laborales del obrero (derecho de huelga, sindicatos, seguridad social, vacaciones, limitación de la jornada laboral) todavía nos podemos preguntar:

  • ¿Siente hoy en día el trabajador como suyo el objeto de su trabajo?
  • ¿Se realiza el trabajador, o, por el contrario, se embrutece? ¿Depende del trabajo que tenga, de los sectores -agricultura, industria, servicios- donde trabaje?
  • ¿Se vive para trabajar, o se trabaja para vivir? El trabajo, ¿es un medio, o un fin? ¿Cómo sería una sociedad donde el trabajo fuera un fin en sí mismo?
  • ¿Cómo sería una sociedad donde los medios de producción no estuvieran en manos privadas? ¿Sería esta sociedad una forma de totalitarismo?
  • ¿No pertenecen todas las mercancías producidas en esta sociedad globalizada al capital? ¿No se convierte hoy en día todo en dinero? ¿No consideramos hoy en día al dinero como una serie de papeles que fabrican los Bancos Centrales, cuando deberíamos verlo como una medida del trabajo? ¿Qué siente una persona al ver un billete de 20 Euros?
  • ¿Y qué hay de la comparación entre la alienación religiosa y la laboral? ¿No es en la actualidad el dinero un ser todopoderoso que lo puede todo; no es, acaso, Dios, donde toda la humanidad ha puesto su esencia?
  • ¿En qué condiciones el trabajador podría recuperar esta esencia? ¿Cómo hacer más racionales los procesos económicos, el mercado?