Comentarios de texto

Ortega y Gasset

Puntuación: 2 de 5.

La vida humana es una realidad extraña, de la cual lo primero que conviene decir es que es la realidad radical, en el sentido de que a ella tenemos que referir todas las demás, ya que las demás realidades, efectivas o presuntas, tienen de uno u otro modo que aparecer en ella.] (1)

[La nota más trivial, pero a la vez la más importante de la vida humana, es que el hombre no tiene otro remedio que estar haciendo algo para sostenerse en la existencia. ] (2) [La vida nos es dada, puesto que no nos la damos a nosotros mismos, sino que nos encontramos en ella de pronto y sin saber cómo. ] (3) [Pero la vida que nos es dada no nos es dada hecha, sino que necesitamos hacérnosla nosotros, cada cual la suya. La vida es quehacer. ] (4) [Y lo más grave de estos quehaceres en que la vida consiste no es que sea preciso hacerlos, sino, en cierto modo, lo contrario; quiero decir, que nos encontramos siempre forzados a hacer algo, pero no nos encontramos nunca estrictamente forzados a hacer algo determinado, que no nos es impuesto este o el otro quehacer, como le es impuesta al astro su trayectoria o a la piedra su gravitación.] (5)  [Antes que hacer algo, tiene cada hombre que decidir, por su cuenta y riesgo, lo que va a hacer.] (6)

(J. ORTEGA Y GASSET, “Historia como sistema” en Historia como sistema y otros ensayos de filosofía, Madrid, Revista de Occidente/Alianza, 1981, pp. 13-14).

Retrato de Ortega y Gasset

Contexto: La época de Ortega y Gasset (primera mitad del siglo XX) se caracteriza por el colonialismo, la Revolución de Octubre rusa, la Guerra Civil Española, las dos guerras mundiales y el avance científico (Planck, Einstein, Ramón y Cajal). Forma parte de la generación que intenta regenerar España tras el Desastre del 98.

Tema: La vida es una actividad necesaria y libre.

Ideas principales:

  1. La vida es sustancial -lo demás es circunstancial.
  2. Existir significa estar activo.
  3. Somos arrojados al ser.
  4. La vida se va haciendo.
  5. El hombre tiene opciones.
  6. Decidimos libremente lo que vamos a hacer y queremos ser.

Relaciones entre ideas:

TextoIdea correspondiente
“La vida humana (…) aparecer en ella”:1
“La nota más (…) en la existencia”:2
“La vida nos es dada (…) sin saber cómo”:3
“Pero la vida (…) quehacer”:4
“Y lo más grave (…) gravitación”:5
«Antes que hacer (…) lo que va a hacer»:6

Se trata de un texto argumentativo y expositivo donde predominan las funciones referencial y apelativa. En su estructura cabe distinguir dos partes. En la primera (idea 1) se señala la complejidad de la vida y su sustancialidad. La explicación de esta idea está en la segunda parte, donde las ideas 2 (vida = actividad), 3 (vida = escenario inmodificable), y 6 (vida = decisión) se reúnen para concluir 4 (vida = quehacer), idea principal del texto. En símbolos,

[(2 ˄ 3 ˄ 6) → 4] → 1       

Explicación:

Vivir no es entrar por gusto en un lugar previamente elegido, sino encontrarse de pronto, sin saber cómo, caído, sumergido en un mundo que no se puede cambiar por ningún otro. La cultura es una de esas realidades que se dan en la vida, y es impuesta, en el sentido de que no se puede elegir. Ahora bien, la vida no está previamente prefijada, puesto que en todo instante el hombre se ve forzado a elegir entre varias posibilidades. Libertad es tener que elegir continuamente: incluso en los momentos que pueden parecer más cerrados, menos posibilitantes, tiene varias alternativas, de las que tiene que elegir una. La vida es imprevista; un escenario que constituye el dato de un problema que tenemos que resolver nosotros.

Cada uno llega a ser lo que hace de sí mismo a lo largo de su vida con sus elecciones. El hombre es lo que hace: su comportamiento lo realiza y lo construye de acuerdo con lo que ha querido ser. Su personalidad depende de cómo viva, de cómo utilice su libertad. El hombre hace su propio ser: es un proyecto orientado al futuro, mediante el cual vive en el presente. Su vida no está nunca hecha: siempre se está haciendo, siempre se está inventando. El hombre es novelista de sí mismo, se escribe a sí mismo, sostiene su propio ser. Podemos calcular la trayectoria y el alcance de un objeto que se lanza con una velocidad y un ángulo inicial; también los animales están determinados mediante estímulos y respuestas, a partir de sus genes e instintos. Pero esto no ocurre en el hombre: su acción no es previsible, al menos individualmente.

Actualidad:

En la actualidad, sabemos que el ser humano, al estar dotado de un sistema nervioso complejo, nace prácticamente sin aprendizajes. Necesita aprender a comportarse y lo hace en la sociedad en la que nace, que posee una cultura determinada. Mientras que los animales se comportan de acuerdo con las instrucciones que se encuentran en su código genético, el ser humano lo hace según las pautas que aprende en su cultura. La cultura sustituye, pues, a los cromosomas, a la hora de explicar el comportamiento humano.

Los genes determinan el comportamiento animal prácticamente en su totalidad; por eso, el comportamiento de los animales de una misma especie es simpre el mismo; ante los estímulos que les afectan siempre responden de la misma manera; su comportamiento es instintivo, siendo los instintos pautas innatas de comportamiento. Sin embargo, la cultura no determina el comportamiento de los hombres de la misma manera. Los aprendizajes que el ser humano realiza dentro de una cultura no sólo no eliminan su libertad, sino que, en cierto sentido, se puede afirmar que son la condición que la hace posible.

Y no eliminan su libertad porque no le eximen de tener que tomar decisiones. Lo que hacen es marcarle el horizonte de posibilidades dentro del que tiene que elegir.