¿Qué es esto de la Filosofía?

10. «Críticas» a la Filosofía

Además de la crítica sofista a la Filosofía: “no sirve para nada”, que ya vimos cómo se disolvía a sí misma en el punto 5 de estos apuntes, nos interesan mucho más las siguientes consideraciones efectuadas por grandes pensadores y filósofos:

1. Crítica de la Filosofía como materia alejada de los problemas reales del presente.

El poeta César Vallejo lo ilustra a la perfección en el siguiente poema:

Un hombre pasa con un pan al hombro 
¿Voy a escribir, después, sobre mi doble? 
 
Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila, mátalo 
¿Con qué valor hablar del psicoanálisis? 
 
Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano 
¿Hablar luego de Sócrates al médico? 
 
Un cojo pasa dando el brazo a un niño 
¿Voy, después, a leer a André Bretón? 
 
Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre 
¿Cabrá aludir jamás al Yo profundo? 
 
Otro busca en el fango huesos, cáscaras 
¿Cómo escribir, después del infinito? 
 
Un albañil cae de un techo, muere y ya no almuerza 
¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora? 
 
Un comerciante roba un gramo en el peso a un cliente 
¿Hablar, después, de cuarta dimensión? 
 
Un banquero falsea su balance 
¿Con qué cara llorar en el teatro? 
 
Un paria duerme con el pie a la espalda 
¿Hablar, después, a nadie de Picasso? 
 
Alguien va en un entierro sollozando 
¿Cómo luego ingresar a la Academia? 
 
Alguien limpia un fusil en su cocina 
¿Con qué valor hablar del más allá? 
 
Alguien pasa contando con sus dedos 
¿Cómo hablar del no-yó sin dar un grito? 

Frente a esta crítica constructiva, la Filosofía tiene que esforzarse en desarrollar y centrarse en los grandes problemas de nuestro tiempo, problemas humanos que buscan una respuesta y exigen una actitud por nuestra parte.

2. Crítica de la Filosofía como materia abstracta alejada de la realidad de los hombres

Esta segunda crítica entronca con la primera. Marx lo expresa de esta manera:

“Los filósofos se han representado como un ideal, al que llaman “el hombre”, a los individuos que no se ven ya absorbidos por la división del trabajo.”

“Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo.”

La Filosofía no está sólo para pensar las cosas; también está para cambiarlas. No sólo tiene una vertiente teórica, sino también práctica, orientada a la acción y al compromiso.

3. Crítica de la Filosofía como materia no científica

Según Hume,

“Si procediéramos a revisar las bibliotecas convencidos de estos principios, ¡qué estragos no haríamos! Si cogemos cualquier volumen de Teología o metafísica escolástica, por ejemplo, preguntemos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto sobre la cantidad y el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental acerca de cuestiones de hecho o existencia? No. Tírese entonces a las llamas, pues no puede contener más que sofistería e ilusión.”

Para Hume, las ciencias sólo pueden ser o formales (matemáticas, lógica) o empíricas (química, física, biología, economía). La ética o la política, por ejemplo, nunca podrán ser ciencias.

Más allá de si estamos de acuerdo o no con este pensamiento, desde aquí tenemos que señalar que la Filosofía tiene que hacerse desde el conocimiento real de las ciencias empíricas. No puede actuar como si estas no existieran, de modo que una investigación sobre la libertad del hombre lo primero que tiene que hacer es conocer cuáles son las leyes científicas fundamentales que restringen la libertad del hombre a la hora, por ejemplo, de buscar energías alternativas.