¿Qué es esto de la Filosofía?

3. Filosofía y pensamiento -según Hegel

El ser humano se caracteriza por su pensamiento: 

“Todo lo que es humano, lo es solamente porque el pensamiento está activo en ello”.

“El hombre es pensante en todo; pero, por ejemplo, en la sensación, en la intuición, en el querer, en la fantasía, no es puramente pensante. Solamente en la filosofía se puede adoptar la postura del pensar puro, libre de toda particularidad”

Es decir, podemos pensar muchas cosas: puedo pensar en mí, en otra persona, en una cosa, en un problema de un examen… Pero la filosofía piensa el propio pensamiento.

Ahora bien, el pensamiento no es algo que se tiene de una vez por todas, que se adquiere en un momento y que después ya nunca nos abandona. Por el contrario, el pensamiento es algo que se hace, que exige un esfuerzo:

“El pensamiento no es inmediato: existe solamente mientras que él se produce de sí mismo. Lo que él así produce es la filosofía”

La Filosofía no es, entonces, una mera transmisión de contenidos. Es algo que hay que construir desde dentro:

“Cada hombre tiene que pensar por sí mismo, nadie puede pensar por otro, como tampoco puede comer o beber por otro”

Pero, ¿cómo se hace esto?:

“La verdadera intensidad del espíritu es alcanzar la fuerza de la contradicción, la separación, la división; y su propagación es el poder de trascender el contraste, de superar la división”.

Esto quiere decir que cuesta bastante lograr un pensamiento autónomo, un pensamiento real. Superar las propias opiniones, contradecirse, con el fin de buscar una respuesta más amplia a nuestras preguntas, no es algo que se consiga fácilmente.

La filosofía es el pensamiento que nos hace libres y reales; es el pensamiento que se acerca a nuestra conciencia:

“Yo soy solamente en tanto que me conozco”

Yo tengo valor únicamente cuando conozco mi libertad, mi pensamiento, a partir del esfuerzo que realizo por superar las dificultades:

“El hombre es libre solamente si él sabe lo que es”.