¿Qué es esto de la Filosofía?

4. Las tres preguntas de Kant

Examinemos ahora las preguntas fundamentales de la filosofía según Kant, que nos proporcionan una visión general de la materia antes de adentrarnos en cada una de ellas.

  1. ¿Qué puedo saber?

 Esta pregunta tiene que ser resuelta desde las ciencias empíricas y formales. La Física, la Química, la Biología, nos dan una respuesta a estas preguntas desde el conocimiento actual de la ciencia. Esta pregunta tiene que ver con el alcance y las posibilidades de la ciencia, con los límites del método científico. ¿Qué podemos llegar a conocer del mundo? ¿Hasta dónde llega la ciencia? ¿Qué puede responder? ¿Qué es lo que no puede responder? Tradicionalmente, a la parte de la Filosofía que estudia estas cuestiones se la ha llamado Filosofía teórica.

  1. ¿Qué debo hacer?

Esta segunda pregunta se adentra en la Ética, entendida como el estudio de lo que está bien y está mal, de lo que debemos hacer y evitar. El progreso científico (la pura descripción de los hechos) nunca nos va a resolver, por ejemplo, los siguientes problemas: ¿Debe permitirse la investigación con embriones humanos? ¿Se debe ayudar a morir a una persona que lo pide? En una democracia, ¿se debe tolerar al intolerante? A esta parte de la Filosofía se ha denominado Filosofía práctica, porque se adentra en las acciones humanas debidas a su libertad y a su poder de decisión.

  1. ¿Qué me cabe esperar?

En general: ¿qué va a ser nosotros? ¿Cómo va a ser nuestro futuro? A diferencia de la pregunta anterior, que depende exclusivamente de nosotros mismos (uno siempre puede llegar a saber lo que tiene que hacer en un determinado momento), esta última cuestión no depende de nosotros. Se abre al futuro, y por tanto conlleva una incertidumbre. No sabemos si nos saldrán las cosas o no nos saldrán. Desde el punto de vista de la humanidad, si nos formulamos la pregunta de modo global, el interrogante sería el siguiente: ¿Hacia dónde nos dirigimos? Es una mezcla de Filosofía teórica y práctica la que tendría que ser capaz de responder a esto. El conocimiento de la Historia, de la Política, de la Sociología o incluso de la Religión, pueden ser vitales para adelantar alguna respuesta.

Las tres preguntas se resumen en una: ¿Qué es el hombre?, la cuestión filosófica por antonomasia, a la que sólo podemos acceder a partir de las respuestas de las anteriores.