¿Qué es esto de la Filosofía?

5. ¿Para qué sirve la Filosofía?

Es perfectamente lícito y natural preguntarse (sobre todo en una época donde no hay tiempo para nada) si todo esto me va a servir para algo, si es útil, si el conocimiento de la filosofía, de alguna forma, me va a proporcionar alguna técnica o ventaja que no obtendría si no me esforzara en aprender sus contenidos. Contestemos primeramente desde un punto de vista enteramente superficial:

  1. La filosofía ayuda a expresar y comunicar los propios pensamientos (ayuda a clarificar las propias ideas). Habitualmente, la gente que no sabe dar a conocer lo que piensa no gana mucho dinero ni ejerce puestos de responsabilidad.
  2. La filosofía enseña a argumentar, a justificar las respuestas. Nada más “útil” que esto, sobre todo si se trata de convencer a alguien (en la empresa, en la política, etc.)
  3. Ejercita la reflexión, como una especie de gimnasia mental o brain training.
  4. Nos puede ayudar a conocer a los demás; sus motivos o intereses. En la empresa privada, y cada vez más en la pública, existen unos Departamentos de Recursos Humanos que pueden ser ocupados por licenciados en Filosofía; estas personas se encargarían de motivar al personal, evaluar su rendimiento, contratar y despedir, etc. Esto se deriva del conocimiento del ser humano que proporciona la Filosofía.

Dicho sea de paso, lo que la filosofía no puede hacer de ninguna manera es:

  1. Dar respuesta a las preguntas sobre qué hay más allá o más acá de la vida y de la muerte. A la Filosofía le interesa este mundo, sus problemas y su gente. La Filosofía está abierta al misterio, a lo enigmático (si se quiere), pero no debería ir más allá y dar un salto hacia respuestas que no puede controlar y que se adentran en lo especulativo. La Filosofía acostumbra a vivir en la interrogación, más que en las respuestas.
  2. Manipular, adoctrinar, formar “buenas” personas o gente obediente. Eso no sería Filosofía, sino otra cosa. La Filosofía educa (hace crecer a las personas), no alecciona.

Hasta aquí, como hemos advertido, la superficialidad de la respuesta ante la pregunta de si la Filosofía es útil para algo. Mirando las cosas mucho más seriamente, lo primero que tenemos que preguntarnos es “¿útil para qué?”; es decir, tenemos que establecer una distinción importante entre:

  1. Medios: cosas que se hacen para lograr otra cosa.
  2. Fines: los objetivos finales de una acción.

Por ejemplo, una persona que estudie para ganar más dinero utiliza el estudio como medio, y no como fin. Su objetivo es ganar dinero, y todo lo que hace con vistas a este fin son medios (entre ellos, estudiar). Una persona a la que le gusta estudiar más que nada en el mundo, cuando estudia lo hace como fin en sí mismo, y no como medio.

Otro ejemplo: tanto el PNV como ETA tienen como fin la independencia del País Vasco del resto de España. Ahora bien, varían en los medios que tienen para lograrlo. Para el PNV, esos medios son pacíficos (por medio de una consulta popular, por ejemplo), y para ETA esos medios incluyen asesinar a representantes políticos o cargos importantes del Estado.

De cualquier forma, el fin es lo principal (la meta, el objetivo), los medios son cosas subordinadas que se hacen para lograr el fin. Dejemos para otro momento si todos los medios son buenos para lograr un fin (“El fin justifica los medios”) o si, por el contrario, no todos los medios valen (no son éticos, por ejemplo).

Una persona que diga que la Filosofía es inútil habrá que preguntarle: inútil, ¿para qué? ¿Cuál es el fin al que tendría que servir la Filosofía? ¿Aprobar, ganar dinero, prestigio social, un buen trabajo, enamorar a la persona que nos gusta, hacer desaparecer la angustia, “curar” a las personas, formar buenos ciudadanos?

Aristóteles nos da la respuesta definitiva a estas cuestiones:

“Es evidente, pues, que no buscamos la filosofía por algún provecho que le sea ajeno a ésta y más bien es evidente que, al igual que llamamos hombre libre a aquel que es un fin en sí mismo y que no está sojuzgado por otros, asimismo sólo ésta, entre todas las demás ciencias, recibe el nombre de libre: sólo ella es fin en sí misma.”

La Filosofía es libre porque no se hace con vistas a nada más. Es un fin en sí mismo. En principio, no tiene que haber nada más detrás de su estudio. Si lo hubiera, le restaría autenticidad.